Entrevista en medios del mundo – CHATÚRIKA SAKHI – LA VIDA EN UN ASHRAM DE LOS ANGELES Reviewed by Momizat on . VENTANAS AL MUNDO - CHATÚRIKA SAKHI - LA VIDA EN UN ASHRAM DE LOS ANGELES Hoy nos vamos a un viaje espiritual, al corazón de una comunidad krishna en Los Ángele VENTANAS AL MUNDO - CHATÚRIKA SAKHI - LA VIDA EN UN ASHRAM DE LOS ANGELES Hoy nos vamos a un viaje espiritual, al corazón de una comunidad krishna en Los Ángele Rating: 0

Entrevista en medios del mundo – CHATÚRIKA SAKHI – LA VIDA EN UN ASHRAM DE LOS ANGELES

Entrevista en medios del mundo – CHATÚRIKA SAKHI – LA VIDA EN UN ASHRAM DE LOS ANGELES

VENTANAS AL MUNDO – CHATÚRIKA SAKHI – LA VIDA EN UN ASHRAM DE LOS ANGELES

Hoy nos vamos a un viaje espiritual, al corazón de una comunidad krishna en Los Ángeles, de la mano de Mercedes Barrios o Chatúrika Sakhi, que dejó una vida de opulencia y apariencia para encontrar su camino hacia la fe, hacia la tranquilidad. Nos adentramos con ella en un mundo que para muchos es completamente desconocido. Abrir la mente, dejar de lado los prejuicios y durante estas lineas disfrutar del camino que nos muestra. ¿Necesitamos reglas, rutinas, un jefe, fronteras más acorde a lo que somos y fe para ser felices? El debate está abierto.
¿Cuál era tu vida anterior?
Durante 22 años hice teatro y doblaje en Venezuela.
¿Cuál es tu vida actual?
Actualmente vivo en un ashram, estoy dedicada por completo a mi desarrollo espiritual. Vivo en una comunidad Hare Krishna, desde que me levanto hasta acostarme presto servicio a Dios.
¿Porqué ese cambio y cómo?
Hubo una etapa de mi vida, cuando tenía 28 años, en la que tuve un encuentro muy cercano con la muerte. Muchas muertes de amigos queridos, familiares, maestros, toda gente joven. Ahí empecé a reflexionar acerca de la vida, a buscarle un sentido. No podía ser que la vida fuera solo comer, dormir, aparearse y defenderse. No podía ser que solo fuera, trabajar para comprar. No, eso no me cuadraba, y todavía sigue sin cuadrarme.
¿Cómo fueron las etapas de la búsqueda de la fe y porqué escogiste finalmente la iglesia de Khirshna?
En los años 90 comencé a leer libros de auto-ayuda, los leía como loca, recuerdo “Usted puede sanar su vida” de Louise Hay, lo devoré, hice todos los ejercicios que ella proponía en el libro y lloré. Luego comencé a ir a una de esas librerías de auto-ayuda en la que habían charlas cada semana, yo iba a todas. Allí conocí diferentes procesos, diferentes líderes de procesos, o terapeutas. Un sinfín de cosas nuevas. Terapia con ángeles, tarot, cristales, astrología, terapia del péndulo, renacimiento, macrobiótica, yoga, medicina naturista, el Curso de Milagros, homeopatía, acupuntura, regresiones, visualizaciones. La anti-dieta, la dieta del perdón, los hombres son de Marte y las mujeres no. El trabajo, de Byron Katie. Fui  al centro de Dianética o Cienciología. Sidharta. ¡Yo hice de todo! Me hice vegetariana, dejé de fumar, dejé de beber, de bailar “pegao”. Tuve un encontronazo con mi mamá, un reencuentro con mi papá, les hice terapia a mis hermanos, dejé a mi marido, en fin, fui y soy una mujer bastante apasionada, hasta el sol de hoy.
Pero la incertidumbre seguía, la depresión seguía. Nada tenía sentido, dudas, crisis existenciales, angustia. Nunca tuve que hacer nada por dinero, siempre hice las cosas que amaba y me iba bien. Pero…”La India es el alma de La Tierra” No recuerdo de dónde saqué esa frase, pero la recuerdo allí, persistente en mi cabeza.
Ticket de ida: Caracas-Delhi. Templos budistas, templos de Shiva, templos de templos. Camellos, elefantes, noches en el desierto, un tráfico que mezcla animales con toda clase de aparatos mecánicos. Sonidos nuevos, olores nuevos. Otra luz. Pero nada. No entendía nada. No veía a Dios por ningún lado, hasta que llego a Vrindaban, el lugar más sagrado de los haré Krishna. Todo más tranquilo. Peregrinajes, mantras, saris, que tienes que hacer esto así, que no, que por qué? ¡Ay no! ¿Cómo se puede vivir con tantas reglas? ¡No, yo me voy! Pero regreso.
Servicio, meditación, clases, canto, baile, buena comida. Krishna, “El ladrón de corazones”
Después de conocer a varios Gurús, conocí al que yo quería fuera mi Gurú. Aquí si estaban las respuestas a mis dudas, aquí si que sentía, y todavía siento, que había llegado al techo. Después de esto… Nada.
Mi Maestro, de una forma esmerada y paciente, se encargó de responder una a una todas mis preguntas. Comprometerse a cambiar viejos hábitos que siempre se han visto como “normales”, pero que son causa de sufrimiento. Este proceso es como ir al médico, seguir instrucciones prescritas. Un cambio de vida total. Un compromiso con el bien y con la felicidad. Se podría decir que “Le vendí mi alma a Dios”.
¿Háblanos de tus creencias?
Yo creo que Dios es una persona. No es una persona ordinaria, es una persona Suprema, con una inteligencia que está más allá de nuestra comprensión. Una persona capaz de crear todo lo que vemos y lo que no vemos, capaz de crear un planeta que conocemos y muchos planetas y formas de vida que no conocemos.
Creo que Dios, Krishna, es esa persona con una inteligencia capaz de crear cosas que no caben en nuestra imaginación, desde sistemas planetarios que el hombre todavía ni siquiera descubre, hasta una simple semilla que contiene la información genética para desarrollar un árbol frutal con miles de semillas como ella.
Yo creo en un Dios que tiene gustos, sentimientos, anhelos. Si Dios no fuera una persona ¿Cómo podríamos tener una relación de amor con Él? ¿Cómo se tiene una relación amorosa con una luz, o con una energía, o con el Universo entero? Creo en la reciprocidad del amor con Dios.
Creo que más allá de esta vida hay otras vidas, hay otros mundos. Creo en la existencia de un mundo espiritual que es al que realmente pertenecemos, creo que la muerte es simplemente la salida de este mundo y la entrada a otro, el alma no muere cuando muere el cuerpo.
¿Qué es el Bhagavad Gita?
Es como la Biblia de Los Hare Krishna. El libro es un manual práctico de cómo vivir “como Dios manda”.
Cuenta que Arjuna, un gran guerrero amigo de Krishna, está a punto de comenzar una guerra en la que se enfrentará a amigos y familiares. Al verlos a todos en el bando opuesto duda, y le pide ayuda a su amigo Krishna, que en ese momento deja de ser su amigo para convertirse en su maestro. Así se inicia una conversación en la que Krishna explica cuál es la situación de la entidad viviente, por qué sufre, como está controlada por la naturaleza material y como salir de este enredo. Se explica también el alma y se describe a la Suprema Personalidad de Dios. “El Bhagavad Gita tal como es” nos dice qué hacer para evitar nuestro propio sufrimiento y el de los demás.
¿Como es tu vida diaria?
Me levanto a las 2 de la mañana. Me voy al templo a cantar mantras hasta las 4:30, que es cuando llegan todos los devotos para hacer nuestra primera ceremonia de la mañana. A las 5:30 am me voy a mi habitación y descanso. A las 7am tenemos la segunda ceremonia en el templo, canto, baile, y a las 7:30 una clase acerca de las escrituras. 8:30 desayuno. Luego cocino para mi Maestro y Su Esposa. A las 10:30 voy a hacer servicio en la Tienda del templo. No tengo el mismo horario ni el mismo servicio todos los días. Por ejemplo los viernes en la madrugada voy al centro de la ciudad a comprar las flores que se utilizan para las guirnaldas que se ofrecen a diario a las Deidades del Altar. Dos veces a la semana hago servicio directo en el altar, los domingos despierto a las Deidades, y los martes los visto y les hago una ofrenda de frutas y un artik, que es un ritual en el que se ofrecen flores e incienso.

Generalmente a las 7pm me acuesto a dormir.
También soy la encargada del ashram de las mujeres, brahmacharinis, eso significa, estudiantes célibes.
No todos en la comunidad siguen esta estructura. Las mujeres con niños, por ejemplo, no pueden asistir todos los días a los programas del templo. Hay diferentes profesionales entre los devotos, es una comunidad con variedad de gente, solo que todos tenemos un objetivo común, servir a Dios.
¿Te sientes ahora en paz?
Yo creo que cuando uno tiene fe, inevitablemente tiene paz, la paz de la certeza. Cuando yo estaba en incertidumbre, cuando no sabía qué sentido tenía hacer lo que hacía, no sabía a veces qué hacer o para qué, o a dónde me llevaría lo que hacía o por qué, entonces sentía muchísima angustia. Ahora todo tiene sentido. Si, ahora me siento en paz.
¿Cuál es el puesto de la mujer en tu religión y en tu comunidad?
Según la cultura védica, el cuerpo de la mujer está diseñado para tener hijos, para criarlos, para educarlos. Ella debe ser provista de todo lo necesario para esta gran responsabilidad. A ella le corresponde inculcar valores morales para ayudar a construir una sociedad decente.
En nuestros días, a las mujeres les ha tocado hacer cosas de hombres y viceversa. Sin embargo, en un plano general, los hombres tienen más facilidad para ciertas cosas y las mujeres para otras.
En mi comunidad se respetan los talentos de ambos. Hay mujeres muy eruditas, que se dedican a la educación, a la prédica, también las hay negociantes, de hecho, una de las principales entradas económicas que tiene el templo en el que vivo la constituye una tienda de ropa y regalos que está regida por una mujer. Es ella la que hace las compras de toda la mercancía, viaja a La India varias veces al año, las personas que hayan ido a La India sabrán lo que significa tener que lidiar con los vendedores de India, no es tarea fácil.
La mujer es muy cuidada y respetada.
¿Qué es lo que más te gusta de tu vida actual?
Nunca me sentí tan protegida. Vivo en un mundo que está dentro de otro mundo, vivo en un mundo más compasivo, más consciente. Tengo otro destino.
¿Cuál consideras que es tu gran logro?
Estar cerca a una persona santa, una persona que es muy especial para Dios, mi Maestro Espiritual.
¿Qué significa la feminidad para ti?
Relaciono la feminidad con la espiritualidad. Para mi, la parte femenina es la que nos lleva a la búsqueda de lo sublime. Lo femenino para mi, es lo que intuye, lo que está más allá de la materia, la feminidad es la caricia que nos consuela ante la miseria.
¿Una mujer?
Las santas, las incógnitas, las que se han entregado de lleno a una misión superior son las que tienen mis más humildes reverencias.
Tu canción preferida
El Maha Mantra aquí está versionado por Nina Hagen.
¿Qué mensaje quisieras compartir con el mundo?
“Aquel que ve que la Superalma acompaña al alma individual en todos los cuerpos, y que entiende que ni el alma ni la Superalma que están dentro del cuerpo destruible son destruidas jamás, realmente ve.” Bhagavad Gita 13-28
El cuerpo material, es solo un vehículo, una oportunidad de avance. El alma es eterna y evoluciona. Dios es el compañero del alma individual. Debemos buscar el conocimiento a través de un Maestro Espiritual genuino, Él nos dará instrucciones y guía para salir del enredo que significa este mundo material. Sin la ayuda de alguien que verdaderamente vea, seremos como ciegos guiando a otros ciegos.

fuente http://ventanasmundo.blogspot.com.es/